Joana Andreu: “Un truco de magia en el momento oportuno puede cambiar el mundo”

Fuente: www.lavanguardia.es

Joana Andreu nació con el buen hacer del arte mágico.

Joana Andreu, de 30 años, lleva la vena artística de la magia en la sangre, y nunca mejor dicho ya que su padre es el reconocido Magic Andreu. Desde muy temprana edad aprendió los trucos que a muchos nos ha costado años en descubrir. Por eso no es de extrañar que afirme: "de niña la magia no me sorprendía porque me lo sabía todo". Se sorprendió de mayor cuando un buen día, haciendo un pequeño truco delante de adultos, experimentó la agradable sensación de hacer sonreír al prójimo. Entonces, decidió convertirse en maga.

Además de estudiar Turismo, Joana realizó cursos de clown con Alex Navarro, Caroline Dream y la prestigiosa Gardi Hutter. También en el 2005 actuó en el Festival Mundial de Payasos y forma parte de la Sociedad Española de Ilusionismo (S.I.I), que le otorga el título que la acredita como profesional de la magia.

Actualmente, imparte magia en el "Taller mágico" en el centro Lenoarmi, donde los más pequeños disfrutan de su buen hacer del arte mágico. Sin embargo, Joana también se sabe manejar bien entre el público adulto ya que una parte de su trabajo está enfocado al mundo de la empresa y a desarrollar la "magia promocional". Está convencida que una dosis de magia en el momento oportuno puede cambiar muchas cosas.

– ¿La magia se aprende o se lleva en la sangre?

– Se hereda, aunque la magia también se puede aprender poco a poco. En mi caso, estoy segura de que he nacido con magia, que me viene de familia.

– ¿Cuándo se dio cuenta de que quería seguir los pasos de su padre?

– De mayor. De pequeña la magia siempre me aburrió bastante porque veía a mi padre siempre haciendo magia; los trucos los he sabido siempre. Él me pedía mi parecer; cuando ensayaba me preguntaba si se le veía el truco.

– Vaya. ¡Qué aburrido!

– La magia no me sorprendía porque conocía todos los trucos. Pero hace seis años descubrí, cuando hacía magia a un grupo de adultos, lo agradable que es ver la cara de sorpresa del público.

– ¿Qué la sedujo?

– La capacidad de sorprender a la gente, conectar con ella, a mi no me hace falta trabajármelo mucho para arrancar una sonrisa. Es muy gratificante que con tan sólo un pequeño truco de magia un niño o una persona adulta reaccione bien.

– ¿Qué es la magia promocional?

– La que sirve para promocionar un producto o darlo a conocer cuando sale al mercado. Se pueden hacer juegos de magia en concordancia con un determinado artículo, ya sea un bolígrafo, unos zapatos, un teléfono… A las empresas les va muy bien.

– ¿Dónde aprendió a hacer este tipo de magia?

– El marketing siempre me había gustado y mi padre también se había dedicado a la magia promocional. La combinación magia y espectáculo es una muy buena manera de vender un producto. Por ejemplo, en una cena de empresa, donde a menudo la gente se aburre, se puede sorprender a los comensales con un juego de magia entre plato y plato.

– Según usted, la magia es una herramienta de comunicación eficaz.

– Sí, no sirve de nada saber mucho sobre un tema si luego a la hora de exponerlo te pones nervioso, no te salen las palabras, te bloqueas… La magia ayuda a romper el hielo. En una reunión tensa de gente de negocios es muy útil que aparezca una cuchara que se rompe, un cigarro que desaparece, cualquier cosa que produzca una reacción positiva es un punto a nuestro favor con relación a la competencia. Y tal como están las cosas…

– Seguro que muchos empresarios que lean la entrevista nunca se lo habrán planteado.

– No, pero sería muy positivo. De hecho, Magic Andreu fue pionero en la magia promocional y ha enseñado a directivos a aprovecharla como un instrumento para su negocio.

– …

– Es algo que gusta a casi todo el mundo. Doy fe de que un truco de magia en el momento oportuno puede cambiar el mundo; la actitud de un niño con un problema, la actitud de una persona que quiere firmar un contrato y no está segura. La clave es saber cuál es el momento en que debes atacar con la magia.

– Una anécdota.

– El poder de sugestión de la magia. Cada jueves hacemos magia en la planta de oncología infantil del hospital Vall d"Hebrón. Un día fui a la habitación de un niño que no quería tomarse la medicación porque tenía mal sabor. Ni el médico ni los padres lo consegúian. Y le dije: "esta barita es mágica, ¿a qué quieres que tenga sabor el medicamento?", y el niño respondió:"a Fanta de naranja", luego se la tomó y dijo: "me habéis engañado, yo os he pedido que tuviera sabor a naranja y me la habéis hecho de limón".

– Sorprendente.

– La magia tiene más poder de lo que la gente se piensa.

– ¿Cuáles son los trucos de magia que prefiere?

– Los que son limpios, donde no tenga que manipular mucho. Considero que la magia tiene que ser lo más natural posible.

– ¿Qué magia gusta a los adultos?

– La magia close up, es decir, la de cerca, en que hay que acercarse a la persona y ponerle las cartas delante de la cara. En cambio, los niños son más exigentes, me encanta hacerles magia, aunque tengo espectáculos para todos los públicos.

– ¿Suele revelar sus trucos?

– ¡Nunca en la vida, me tendrían que matar! Mi padre me dijo que mi honor como profesional de la magia es que bajo ningún concepto explicara el secreto de mis trucos, y no se los explico ni a mis amigos más íntimos.

– ¿Qué tipo de magia le atrae más?

– Ahora estoy aprendiendo cómo poner en práctica grandes ilusiones.

– ¿Qué tipos de ilusionismo exiten?

– Faquirismo, mentalismo, close up, grandes ilusiones, magia cómica… Todo esto está englobado en el ilusionismo. Yo soy especialista en magia de escenario, cómica y de cerca.

– También ha participado en diversos festivales de payasos.

– En el clown tienes que saber dominar muy bien la expresión corporal, las caras, la mímica, y mi arma es, precisamente, el lenguaje. Me siento poderosa en el escenario cuando puedo hablar. Además, el clown requiere mucha introspección. Sólo con un bolígrafo y diez minutos de tiempo tienes que saber montar todo un espectáculo. Pero a mi no me hace falta ponerme la nariz roja para hacer de payaso.

– Usted es una de las pocas mujeres magas que existen en España, ¿cómo reacciona el público cuando ve a una maga mujer?

– En un primer momento a veces te infravaloran un poco y empiezan con la broma de que si "maga, maja", y cosas así. La mayoría de gente no ha visto nunca una maga y tiene la idea de que en la magia sólo existe la mujer florero que acompaña al mago.

– ¿Y cómo se gana el respeto del público?

– Intento que el primer juego sea brutal, que supere todas las expectativas.

– La magia es un mundo duro para las mujeres.

– Lo que pasa es que existe mucho hermetismo. Si eres mujer, cuesta que te ayuden y te enseñen. Es lo que ocurre con la mujer torero, no es que te veten. Y la sensibilidad que tenemos las magas es diferente. Pero también es cierto que ser mujer es algo que te diferencia del resto de magos.

– ¿Cómo ve el lugar que ocupa la magia hoy en día en la sociedad?

– Creo que la magia está en muy buen momento. Lo que ocurre es que los niños están perdiendo la educación teatral, la mayoría no ha aprendido a comportarse en un espectáculo, muchas veces no saben cuando tienen que aplaudir o, incluso, hablan entre ellos. Harry Potter ha hecho muy buena prensa en este sentido. Los niños deberían de ir más al teatro y hacer más talleres.

– ¿La magia es una buena receta para el pesimismo que impera en estos momentos?

– ¡Y tanto, yo saco las penas! La magia es muy buena. Ayuda a los adultos a darse cuenta de que todavía pueden sorprenderse, reírse y olvidarse por un rato de todos sus problemas.

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: