Jorge Blass: “Con 12 años dije que quería ser mago y tuve mucho apoyo de mi familia”

Fuente: www.europapress.es
MADRID, 21 Ene. (Por Paula Gárgoles)

Jorge Blass es uno de los magos más jóvenes que hay en el panorama español y presenta en el teatro su espectáculo Existe la magia, con una puesta en escena espectacular y donde se quiere mostrar que la magia está también en la vida diaria y en las nuevas tecnologías.
A lo largo de su carrera, ha recibido varios premios de magia como el Varita mágica de oro o el World Magic Semminar en Las Vegas. Cuando tenía 20 años hizo un anuncio en la televisión que fue su salto a la fama y partir de ahí estuvo como presentador en Megatrix, más tarde en la factoría Disney en España y Portugal.
Jorge Blass es un mago que no se conforma con España y ha trabajado en Alemania, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Holanda, Colombia y La India.
– ¿Qué es la magia para ti?
– Es la ilusión de lo imposible. Es algo que, tanto para los niños como para los adultos, se convierte en un juego apasionante, fascinante que crea el mago y en realidad es una ilusión. Es una forma de entretenimiento, como lo es el cine o teatro, danza pero en esta ocurre algo increíble, algo imposible. La magia es la ilusión de lo imposible: el mago vuela, hacer desaparecer cosas, consigue cosas sobrenaturales pero con procedimientos naturales. Es un arte cautivador.
– Empezaste muy pequeño, a los 12 años ¿Qué es lo que te atrapó?
– Yo creo que esa sensación de algo desconocido, de algo que tiene un secreto, que se basa en un principio científico porque los magos no tenemos poderes. Ese es parte del encanto. Desde pequeño, cuando veía a los magos por la tele, me quedaba tan atónito, tan estupefacto que eso me atrapó y no he parado de investigar y de crecer en este arte. No hay límites.
– ¿Se estudia para ser mago?
– Si, claro que se estudia. Tengo cientos de libros que están llenos de secretos. Hay muchísima bibliografía mágica de todos los tipos, desde el mentalismo, la magia de cerca, la cartomagia…todos los estilos se pueden estudiar, con el que los magos a lo largo de los siglos han ido recogiendo sus trucos en los libros.

– ¿Qué quieres transmitir en tu espectáculo?
– La idea de este espectáculo es mostrar que la magia no está sólo en los trucos, sino que está en todas las personas. El mago crea una expectación pero es el público el que se lo imagina y el que lo hace grandioso. El título es ‘Existe la magia’ y quiero expresar que la magia está mucho más cerca de lo que parece, que la magia está en los objetos cotidianos. En el show hacemos magia inspirada en la naturaleza, en cosas tan sencillas como objetos que todos tenemos en casa, hacemos una parte inspirada en Internet, en cómo las nuevas tecnologías están revolucionando nuestras vidas y que es otra forma de magia.
– ¿Qué tipo de mago eres?
– Me he especializado en una magia muy poética, muy visual que a veces es divertida, pero no es mi fuerte la magia cómica. Lo que intento es crear emociones. De repente, la magia se fusiona con otras artes como la música, la puesta en escena y creamos como una opera visual que llega al espectador. Mi magia es más emocional, quiero calar hondo a las emociones.
– Has trabajado en Europa, en Estados Unidos ¿Es muy distinta la magia en el extranjero?
– Es muy diferente. Por ejemplo, en Estados Unidos los espectadores están locos. Es un público muy entusiasta, que se levanta. En Europa somos más comedidos pero el aplauso aquí tiene mucho más valor porque somos menos efectistas y hay que trabajar duro para conseguir una buena reacción. También estuve en la India y son muy respetuosos. Se quedan callados hasta el final y lo muestran de otra forma.
– ¿Qué te dijo tu familia cuando dijiste que ibas a ser mago?
– Tuve mucho apoyo de mi familia y fue fundamental. Con 12 años dije que quería ser mago, lo combiné con los estudios y sacaba buenas notas y cuando tenía 20 años, estaba estudiando psicología en la universidad y me profesionalicé como mago con un anuncio de televisión.
– ¿Qué paso después de ese spot?
– Me empezó a llegar mucho trabajo, empecé a formarme más profesionalmente y decidí dedicarme a ser mago. Pensé que se perdería un psicólogo pero se iba a ganar un mago.
– Y tus amigos, ¿Cómo llevan tener a un amigo mago?
– Bastante enrollados. Cuando salgo fuera, me encanta hacer magia. En cualquier situación hago magia. Me ha pasado que en una cola de aeropuerto, me puse a hacer magia y la gente se relajó y se divirtió.
– ¿Es fácil ser mago y llevar una vida normal?
– Yo creo que no porque los magos tenemos otros horarios, otras formas de vida. Por ejemplo, el maestro Tamariz sólo trabaja de noche y duerme por el día. En los inicios, yo me preparaba mucho con él y estábamos noches enteras ensayando. Yo soy de los pocos magos que madrugan. Yo trabajo por el día y por la noche porque la magia es una pasión y no me importa dedicarle miles horas.
– ¿En que sueñas?
– Con la próxima cosa que voy a hacer. Tengo la experiencia que cuando sueñas mucho algo, al final sucede. Y que cada uno tenemos la oportunidad de conseguirlo. La gente suele estar pensando en cosas negativas pero si quieres hacer algo y te concentras, la experiencia me ha demostrado que se puede conseguir. Yo soy mucho de marcarme metas porque hay trucos que se me resisten o montar ese espectáculo y lo que tiene que suceder, sucede.
– ¿Y qué proyectos tienes?
– Ahora es el show de teatro, que quería hacerlo en Madrid y en un teatro como el Nuevo Apolo, además en mi ciudad. Estoy maquinando un programa de televisión y un festival de magia en Madrid para que vengan magos de todo el mundo. Hay muchos frentes, pero poco a poco estoy trabajando con mi equipo.
– ¿Eres ambicioso?
– No lo sé, soy perfeccionista y quiero que todo esté bien. Soy muy exigente con mi gente, pero antes, me exijo mucho a mi mismo.
– ¿Cómo te ves en el futuro?
– Me gustaría crear algo que suponga una innovación porque lo más difícil es dar un paso más en el mundo de la magia.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Entrevistas

A %d blogueros les gusta esto: