Entrevista al mago Murphy (Circuito de monólogos de Valladolid).

Fuente: ruta42.blogspot.com

Desde Asturias nos llega la magia de Murphy a tierras vallisoletanas, donde nos ha concedido un rato de su tiempo antes de la actuación para hablar con nosotros.
Participa esta semana en el circuito de monólogos de Valladolid con su espectáculo de magia y humor.

P: La primera pregunta es casi obligada: ¿cómo empezaste en el mundo de la magia?
R: Pues hace 18 años, con una colección de magia que salió en los kioscos que se llamaba “El mundo mágico de Juan Tamariz” y el momento en que compré el primer fascículo me llamó poderosamente la atención, tanto que no solo hice toda la colección, sino que además, accedí a una asociación de magia. Hay asociaciones de magia prácticamente en todas las ciudades de España; en el momento en que accedes a una te das cuenta de que hay gente que tiene las mismas inquietudes que tú; tienes acceso a una extensa videoteca; hay conferencias, congresos, tiendas especializadas … y poquito a poco lo que empezó siendo tu hobbie se trasforma en tu profesión.

P: ¿Te imaginaste en algún momento poder llegar a vivir de ello?
R: Yo siempre intento no perseguir mis sueños, sino vivirlos, entonces en esto en concreto, en dedicarme profesionalmente a vivir de la magia era complicado, porque no hay diplomatura, sino que la propia escuela te la haces tú. Era bastante complicado dar el paso de decir “voy a dedicarme a esto de manera profesional”, pero he aprendido a disfrutar de una libertad total y absoluta con mi trabajo. Hago lo que me gusta, me pagan por divertirme, y yo creo que es un lujo.

P: ¿Qué opinaba tu familia de que te dedicaras a este mundillo?
R: Tuve un apoyo muy importante. De pequeño era bastante rebelde y no había nada que me centrara la atención, pero en el momento en que me metí en esto de la magia, empecé a dejar de salir los fines de semana… Ocupaba todo mi tiempo. Mis padres vieron que por primera vez había algo que me llamaba la atención y a partir de ahí tuve todo el apoyo del mundo. A mi padre le gusta mucho todo el mundo de la farándula y la verdad es que sí, que recibí mucho apoyo por parte de mis padres.

P: ¿Es complicado vivir de la magia?
R: No, yo no creo que sea un trabajo complicado. Tengo compañeros que sí que dicen que puede ser complicado, precisamente por lo que te decía antes: que no hay universidad y es muy difícil dar el paso, que la gente no entiende que te puedas dedicar a algo que está relacionado con el ocio, con el tiempo libre.
No es un trabajo normal, es bastante complicado, pero sí se puede vivir de la magia. De hecho, hay un montón de profesionales en este país, que no han salido jamás en la televisión ni nada, pero que sí, viven profesionalmente de la magia. Lo que pasa es que la gente la figura de ilusionista la tiene demasiado enfocada en algunos ángulos, como por ejemplo, locales o comuniones, pero hay un amplio abanico de posibilidades.
Yo trabajo mucho en teatros, en televisión, convenciones de empresa, presentando galas. Como hay un abanico amplio de posibilidades, sí que puedes dedicarte profesionalmente a lo que te gusta, si sabes encontrar más o menos el camino.

P: ¿De dónde sale la idea de combinar magia y humor?
R: Es una mezcla que no es nueva, sino que ha habido magos que han mezclado siempre la magia y el humor, como Juan Tamariz o el difunto Pepe Carroll, que han sido los dos hombres a seguir bien de cerca por mi generación, los grandes maestros del ilusionismo en este país. Creo que es una fórmula que funciona muy bien: jugar con el público, y es muy importante, sobre todo, el sentido del humor. No concibo la magia sin sentido del humor; no concibo la vida sin sentido del humor.

P:¿Qué tipo de espectáculo te llama más la atención: los de Anthony Blake o Tamariz?
R: ¿Tengo que elegir entre esos dos? Es que entre la magia hay muchísimas especialidades y todos tenemos un mago fetiche o favorito en distintas disciplinas. En cartas, sin duda, Juan Tamariz ha marcado una etapa muy importante en la magia española. Blake, lógicamente, dentro de la magia con mentalismo ha sido el que más ha resaltado en el panorama internacional. En grandes ilusiones tenemos, por ejemplo, a Yunke, que es un mago de Castellón. Mi amigo Arcadio, que es el mago más premiado a nivel internacional, que tiene un número de palomas. En tan distintos campos tenemos favoritos.

P: No es la primera vez que actúas en Valladolid, ¿qué tal te recibe el público vallisoletano?
R: Pues es muy bueno, a mí me gusta mucho el público vallisoletano. Es la segunda vez que vengo a la sala Polar y la tercera visita en este año que hago a Valladolid. Estuve por enero cuatro días, en verano, y ahora. Conozco bien al público vallisoletano y responden siempre muy bien. Hay muy buenos artistas en Valladolid, relacionados con la comedia y con la magia.

P: Has trabajado en varios programas de televisión. Cuéntanos como es trabajar con Paz Padilla.
R: Paz Padilla es maravillosa, es buena profesional, compañera y amiga, lo tiene todo. Era un riesgo meter a una presentadora con la simpatía que tiene ella en un programa de magia, pero creo ha sido la fórmula para que Shalakabula funcionara: que estuviera Paz Padilla, que le daba frescor, chispa, le daba ritmo.
P: ¿Alguna vez te han pillado un truco o te ha salido alguno mal en directo?
R: Por supuesto. En 18 años puedes contar un montón de anécdotas. Es inevitable, no te va a pasar si te quedas en el sofá de casa, pero si sales al ruedo siempre vas a tener un riego asumible –digo riesgo asumible porque el público no sabe lo que va a pasar–, entonces nosotros siempre tratamos de ir un paso por delante del público, tener una especie de plan B. Yo tengo todo el abecedario de planes. El público no sabe lo que va a suceder por lo tanto puedes manejar, y si en algún momento, en una de las fases de las rutinas que estás realizando pasa algo, te la puedes saltar y tratar de resolverla de otra manera, sin que el público lo note.

P: Para los que nos lean y quieran asistir a tus próximas dos actuaciones aquí, en Valladolid, ¿nos puedes contar de qué trata, más o menos, tu espectáculo?
R: Es un espectáculo muy divertido, donde se mezclan magia y humor. Me gusta que el público siempre participe de forma activa, que se una a las rutinas. Hay efectos de todo tipo, hoy vamos a hacer un efecto de mentalismo, uno de escapismo, juegos con cartas y un viaje muy especial con un anillo de una espectadora. Se van a encontrar buen ambiente, buen rollito, y fuera del marco teatral con el que puedo trabajar habitualmente. El local te pide otro tipo de cosas. Suelo hacer locales de vez en cuando, precisamente, para no oxidarme. Es muy importante jugar con el público de un local, que muchas veces lo puedes tener incluso en contra: muchas veces llega la gente a un local a tomarse una copa y se encuentran con una actuación; tratar de ganarte a esa gente que acaba de entrar por la puerta está muy bien porque tienes que desarrollar una serie de factores psicológicos que te pueden venir muy bien.

P: Además de mago, has trabajado como presentador en varias ocasiones, ¿qué puedes contarnos de eso?
R: De eso hace ya mucho tiempo. En el año 2001, 2002 y 2003 estuve de mago presentador en el programa en Megatrix, un programa de Antena3, y la verdad es que aprendí mucho porque era un programa nacional. No era en directo, pero aprendes a conocer un poquito el código televisivo, que varía bastante del código de un espectáculo en directo. El código televisivo es otro. Tienes que imaginarte que estás viendo la pantalla y que detrás de esa cámara hay miles de personas que te están viendo desde casa. Sobre todo da vértigo. A mí siempre se me ha dado bien, siempre me ha gustado la cámara.

P: ¿Qué puedes decirnos sobre tus planes para el futuro? ¿volverás a actuar por estas tierras?
R: Por supuesto, por Valladolid volveremos. En proyectos a corto plazo, la próxima semana empiezo la cuarta temporada de un espectáculo que se llama “La Escuela de Magia”, en el teatro Gran Vía de Madrid, empezamos el 31 de octubre. Hay otros proyectos que no se pueden decir, eso se dice siempre, que sino da mala suerte. Y el más cercano es la próxima semana, que voy a hacer un cameo en la película “El Artificio”.

P: ¿Qué opinas de los programas de magia que desvelan los trucos que tenéis los magos?
R: Yo soy de los partidarios de que no hacen tanto mal. No voy a decir que beneficien a la magia, pero sí la ponen de moda. Eso está bien, todo lo que sea crear afición está bien. Son programas que pasan a la memoria temporal y al día siguiente se te olvida lo que has visto. La gente que ve un programa de estas características, en el momento a lo mejor le llama la atención, pero si es algo que no le interesa, sino que es mero entretenimiento, va a pasar a esa papelera de reciclaje y se va a olvidar. Donde realmente está haciendo daño es en EEUU, porque el 90% de los espectáculos de magia que hay están relacionados con las grandes ilusiones, con efectos muy sorprendentes como los que enseñan en estos programas. Ahí sí está haciendo daño. Pero aquí en España, la línea que trabaja es la de la magia con la comedia, o cartomagia, entonces no hace tanto daño. En EEUU sí está haciendo daño. Pero bueno, seguramente hay una maquinaria detrás de todo esto que consiste, yo creo, precisamente en eso, en poner la magia en boca de todos. Hay una frase muy conocida que dice que que se hable de uno es malo, pero que no hablen de ti es peor, y creo que esto va más o menos por ahí.

P:¿Prefieres hacer magia para niños o para un público adulto?
R: Los niños es un público que siempre me ha estado persiguiendo. Siempre, en todos los sitios en los que he estado, he estado muy vinculado a los niños. De hecho, yo creo que soy un niño. Estando en Disney, en Megatrix, en el espectáculo éste de la Escuela de Magia, que es algo que está orientado precisamente para niños. Pero nunca me gusta olvidarme de los adultos, son públicos diferentes y se disfrutan de distinta manera. El público infantil lo que ve lo dicen, es lo que hay, y el público adulto disfruta de otro tipo de cosas, ¿no? Los niños se dejan llevar y el público adulto, a lo mejor, trata de buscar el truco, se sienten engañados, por lo que tienes que tocar otra serie de mecanismos. Para el público adulto tienes que hacer efectos que sean mucho más complejos y para el infantil, no digo que sean efectos más fáciles de hacer, pero sí se dejan llevar más.

P: Y ya para terminar, ¿cómo se te ocurrió tu nombre artístico?
R: Buena pregunta. La verdad es que cuando estaba en Santander, todos los que pertenecían al CIC, que era el Círculo de Ilusionistas de Cantabria, tenían unos nombres como muy fantásticos. Había uno que se llamaba Oliver, otro que era Walter, otro, Scott. Entonces yo pensé, con 14-15 años, que tenía que buscar un nombre con ese empaque, y lo saqué de Eddie Murphy, realmente. Lo tengo registrado desde hace ya muchos años. Fonéticamente suena bien, me gusta, y no me pienso desprender nunca de él. Me quedo con Murphy.
Y esto es todo por esta semana.
Agradecer, una vez más, al mago Murphy por dedicarnos un rato de su tiempo antes de su actuación de la pasada noche. A Gori por dejarnos hacer las entrevistas. A los bares que acogen este circuito de monólogos que dará vida a las noches de los miércoles, jueves y viernes: la sala Polar, la Noche y Connery, respectivamente. Y a Pastor por gestionarlo todo, haciendo posible mi primera entrevista cara a cara.

Personalmente no pude quedarme a ver el espectáculo, ni podré asistir al de esta noche, pero os recomiendo que vayáis, que las risas y pasar un buen rato está asegurado. Esta noche será en La Noche (C/ Urraca, esquina Tórtola) y mañana en Connery (Paseo Juan Carlos I, 29).
A las 22:00 horas. La entrada es gratuita.

Escrito por maJe el día jueves, octubre 22, 2009

Explore posts in the same categories: Entrevistas

A %d blogueros les gusta esto: