El pleito por la magia vaginal

Fuente: www.levante-emv.com

La Audiencia de Valencia dictamina que Victoria Aragües (Vicky Leyton) es la propietaria de la marca comercial Sticky Vicky en el litigio que mantiene con María Rosa Pereira (Sexy Bárbara)

JULIO MARÍN BENIDORM La Audiencia Provincial de Valencia ha dado un paso más, posiblemente definitivo, en el litigio que mantienen dos artistas de Benidorm por el uso y propiedad del nombre comercial Sticky Vicky. Los jueces han estimado en su totalidad el recurso presentado en su día por María Victoria Aragües (Vicky Leyton) y han declarado que ella es “la propietaria del signo distintivo Sticky Vicky, registrado por la demandada María Rosa Pereira (Sexy Bárbara)”.
La Audiencia, además, considera que hubo “mala fe y fraude de los derechos de la recurrente” cuando Pereira registró dicho nombre comercial, que Aragües había venido utilizando durante muchos años sin haberlo registrado. El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia había desestimado el pasado diciembre el recurso de Victoria Aragües y da?do la razón a María Rosa Pereira, a la cual ahora se le imponen las costas de aquel proceso en primera instancia.
Vicky Leyton o Sticky Vicky es uno de los personajes más conocidos de Benidorm, en especial entre el turismo británico, puesto que desde hace muchos años desarrolla su espectáculo en locales frecuentados por estos turistas.

La sentencia no deja lugar a dudas. En sus fundamentos jurídicos aclara que Aragües “empezó a ser conocida en Benidorm tanto por su nombre artístico de Vi?cky Leyton como por el apelativo de Sticky Vicky” y añade que “la señora Pereira era conocida como Sexy Bárbara en espectáculo análogo”. Se precisa asimismo que cuando Aragües intentó inscribir tal denominación “encontró que Pereira la había inscrito, aprovechando así la reputación ajena”. Los jueces aducen que al lograr la demandada la inscripción por la que era conocida su competidora “constituye un supuesto palmario de mala fe”.
Los espectáculos de ambas mu?jeres, denominados de “magia vaginal”, guardan notables coincidencias y “se desarrollan en idéntico y muy concreto espacio geográfico”, lo cual a juicio del tribunal “resulta un hecho trascendente para resolver la cuestión”.
Se constata de igual modo que la propia María Rosa Pereira “reconoció expresamente” que trabajaba en un espectáculo análogo “siendo conocida como Sexy Bárbara, y que ambas compartieron, incluso, escenarios”, para lo cual se aportaron fotografías que reseñaban que actuaban Sticky Vicky y Sexy Bárbara, “precisando que la señora Aragües era, precisamente, la primera”.

Procedimiento iniciado en 2001
Pese a que el procedimiento se inició en el año 2001, el nombre en litigio no fue utilizado por Pereira hasta bastante después, “cuando la señora Aragües ya había intentado la inscripción a su nombre, porque la señora Pereira se había anticipado”. En este punto, los jueces son tajantes al afirmar que “la inscripción por quien nunca utilizó previamente tal nombre sólo puede interpretarse como un deseo de aprovechamiento del ajeno, de inducción de confusión y un claro afán de provocar un perjuicio”. Sexy Bárbara, por tanto, deberá cesar de inmediato con el uso de la marca Sticky Vicky.
Con 66 años sigue sobre el escenario
Sticky Vicky, la “pegajosa” Vicky, triunfa desde hace más de 20 años en los locales nocturnos del Benidorm “canalla” con un espectáculo de “magia vaginal” en el que en lugar del tradicional sombrero de copa usa su sexo para dejar boquiabierto al público. Entre los números de más éxito de este “show” sólo para adultos se encuentran el destapar botellines de refresco con la vagina y el extraer de ella objetos como una ristra de embutidos. Vicky Leyton, que tiene 66 años, asegura en su web : “Nunca pensé que pudiera llegar a estar en un escenario a mi edad, y todo gracias al público inglés”. r. m. C. valencia

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: