El Mago Astor opina sobre las ilusiones y anticipa información relativa a su nuevo espectáculo

Fuente: www.bnr.bg/RadioBulgaria

Él es el único europeo distinguido con un Oscar de Oro, premio instituido por la Hermandad Internacional de los Magos. Ha desfilado triunfalmente por los podios de Hollywood y Las Vegas como también por toda Europa. En Bulgaria es una de las figuras más admiradas del mundo del espectáculo. 

Por su hipnótica mirada de unos penetrantes ojos negros, su barba de personaje bíblico, su sonrisa que desarma y su capacidad de sorprender, asustar y, al mismo tiempo, provocar la alegría de grandes y pequeños, el mago Astor no ha dejado de acaparar la atención del público búlgaro. Estos días el ilusionista se prepara para su enésimo espectáculo en el escenario del Palacio Nacional de Cultura de Sofía, en el cual mostrará sus trucos más recientes de desenlace inesperado.

“La vida es una magia”, dice el mago, búlgaro de origen armenio cuyo nombre es Antranik Shavarash Arabadzhian. Astor es su nombre artístico. Recientemente Astor cumplió 65 años de edad pero dice seguir siendo abierto a nuevos retos y tan arrebatado como fue cuando tenía 20 años. Organizador y participante en festivales nacionales e internacionales de las Magias, profesor y “guru” de decenas de búlgaros jóvenes deseosos de seguir su ejemplo y profesión, artífice y mago conforman lo esencial del trayecto profesional de este hombre del espectáculo, posiblemente uno de los de mayor colorido.

Sus trucos y magias son siempre diferentes y pasmosos. A uno se le pone el pelo de punta al ver cómo en el escenario es descuartizado un cuerpo humano que pocos instantes después vuelve a ser recompuesto. Este truco clásico, que por regla general se transforma en la guinda de todo espectáculo de magia, puede tener un sinfín de variantes.

Ahora, sin embargo, el mago búlgaro se prepara a cautivar al público nacional con el truco en el que se quita tres veces la cabeza. El escalofriante truco será mostrado el 29 de enero en el Palacio Nacional de Cultura. Dice el mago Astor refiriéndose a este nuevo espectáculo y a sus trucos más novedosos: “Pensaba desde hacía mucho tiempo qué ocurriría si resucitara el legendario Mister Senko, afamado ilusionista búlgaro del pasado desaparecido en 1987, tantos años después de su muerte. Mañana, día 29 de enero él “reaparecerá” ante el público y se quitará la cabeza tal y como lo hizo por última vez hace 50 años. El truco tendrá tres variantes diferentes. En una de éstas Mister Senko se quita la cabeza él mismo, en la segunda soy yo quien se la quita, y en la tercera aparece una cabeza sin cuerpo, la cual, para colmo, habla. Tengo preparado asimismo otro truco curioso en el cual desaparece la parte media de un cuerpo. Se trata de una ilusión refundida de una antigua variante que solía ofrecer el mago norteamericano David Copperfield. Para este truco se exigen un podio y una iluminación especiales, un despacho negro y profundidad”.

Astor opina que la profesión del ilusionista va cobrando cada vez mayor popularidad gracia a la red Internet. Actualmente los jóvenes navegan con soltura en el inmenso océano de la red global, saturada de sitios y foros sobre magos. En estos sitios uno puede llegar a enterarse hasta de los más menudos detalles de la vida de los magos más famosos mundialmente, solicitar manuales para iniciarse en el arte de los magos y los prestidigitadores.

El arte de la magia resulta ser uno de las artes más antiguas. La primera información sobre magia y trucos mágicos ha sido descubierta en un papiro egipcio antiguo del año 2900 antes de Cristo. En ese papiro se cuenta cómo cierto Dzhedi le arranca la cabeza a un pato al que luego resucita ante la pasmada mirada del faraón.

En la época moderna, a pesar del progreso que registran las altas tecnologías, la gente sigue pretendiendo milagros y continúa estremeciéndose ante lo desconocido, dice convencido Astor. El ilusionista búlgaro se propone organizar próximamente un nuevo festival de la magia dedicado en esta ocasión a alumnos y aficionados. A su juicio son precisamente esas personas la fuerza motriz del arte de la magia. ”Cuando era niño y joven iba inventando muchas más cosas que las que ahora estoy inventado con mi enfoque más profesional y un tanto perfeccionista, a expensas de la espontaneidad y el espíritu del descubridor”, asegura el mago Astor.
Por Veneta Nikólova

Versión en español de Mijail Mijailov

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: