Ya no usamos el frac y ahora lo que predomina es la teatralización

Fuente: www.eldiariomontanes.es

El cántabro presentará esta semana en el Casyc la IV Gala Internacional ‘Magia Cinco Estrellas’, en la que actúa junto con artistas de cuatro países.

«La magia es un componente principal en mi vida. Crecí fascinado por los pequeños juegos que realizaba mi padre y por lo que más tarde descubrí a través de la televisión. Hasta que sentí que había llegado el momento de realizar mi propia magia». De esta forma se presenta Raúl Alegría (Santander, 1982), director y creador del formato de la Gala Internacional ‘Magia 5 Estrellas’ que cumple su cuarta edición el próximo jueves en el Casyc de Caja Cantabria (20.30 horas). Alegría pretende ofrecer los últimos números premiados en el Campeonato Mundial de Magia, en los festivales europeos más destacados. Junto al anfitrión, participarán en la gala el francés Pilou, el dúo alemán Junge Junge, el suizo Jerome Helfenstein y el español Yunke.

Protagonizarán números muy diferenciados entre sí y modalidades diversas. «Ahora predomina la teatralización, no es una nueva tendencia, simplemente se ven más números de este tipo», asegura Raúl Alegría. El artista cántabro precisa que ya no se ve al mago vestido de frac, en plan clásico. Se lleva lo teatral «y el principal referente en España se llama Juan Mayoral, que realiza magia general y es nuestro único campeón del mundo». El formato del festival que se celebrará en el Teatro de Tantín es de ocho a doce minutos por actuación y todos cuentan una historia. Raúl Alegría abrirá el festival con un número musical: «Una mesa de madera vuela por el escenario y posteriormente se alza entre una persona del público elegida al azar», explica el joven mago.
La colección de Tamariz
Desde muy pequeño comenzó a aficionarse a esta disciplina por mediación de su padre, el periodista Armando Arconada, que coleccionaba algunos libros y juegos. El detonante fue una colección del popular Juan Tamariz, que hizo que ese gusanillo se fuera convirtiendo en su forma de vida. «Antes -reconoce – me regalaron el popular Magia Borrás».
Después de varios años de perfeccionamiento y estudio como miembro del Círculo de Ilusionistas de Cantabria, «me di cuenta de que este arte se estaba convirtiendo en una pasión y me marcaba el camino hacia la magia profesional». Raúl Alegría sólo tenía 11 años cuando le llevó su padre hasta la sede del Círculo de Ilusionistas, en la calle Atilano Rodríguez. «Llamó al timbre y me dejó solo en el portal. El presidente de la asociación, Ángel Criado, me recordó que no podía hacerme socio porque era menor de edad. Me llevé un disgusto terrible, pero como me puse bastante pesado quiso hacer una excepción y se comprometió a que al año siguiente podría ser socio».
Sus primeras actuaciones tuvieron lugar en los cumpleaños de amigos y gente conocida, a la edad de 14 años. Empezó con la cartas, influenciado por Juan Tamariz, pero lo que más le llamaba la atención era la magia de escenario: «El veterano Maikel me enseñó este género. Con el Círculo de Ilusionistas asistía a congresos nacionales, con 14 y 15 años. Es donde empiezo a aprender novedades y muchos números internacionales», subraya Alegría.
A partir de entonces, y ya en plena adolescencia, prepara su número más completo de magia general, el de la bombilla que flota hasta la lámpara. En el año 2004 da un salto cualitativo y deja de ser un desconocido fuera de Cantabria: «Me presenté -dice- al Campeonato Nacional de Zaragoza, en la modalidad de magia general. Al quedar desierto el primer premio y ser segundo, virtualmente fui el ganador. A estos certámenes acuden ojeadores y surgieron mis primeros contratos profesionales y así hasta el día de hoy que trabajo en festivales internacionales». Raúl Alegría, entre otros galardones, ha obtenido el premio a la originalidad en los Alpes suizos; el premio revelación Magic Valongo, en Portugal, y otro premio en Francia.
Otras artes y tecnologías
La magia se está nutriendo de otras artes y de las nuevas tecnologías. Cada vez se observan más en los espectáculos la utilización de nuevos elementos como las proyecciones de vídeo. «Las cartas -asegura Alegría- son el comienzo de todo mago. No hay colega que no tenga una técnica al uso. Lo que te da la baraja, con un mazo de cartas, es increíble por la variedad de cientos de juegos que te proporciona».
Una relación bastante estrecha es la del circo con la magia: «El circo de carpa -precisa- ha decaído mucho, pero hay renovación».
Quedan como principales exponentes el circo Roncalli (Alemania), el Arlette Gruss (Francia) y el Ringling Bross (Estados Unidos), éste último ‘el circo de los circos’ con tres pistas y que alberga de 3.000 a 4.000 personas por función.
Es un circo sin animales, con una estética más moderna y una dirección de escena y un guión teatral. Los magos forman parte de este imaginario.

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: