Al pie del cañón

Fuente: www.lne.es

Rodrigo sopeña
Director de «la habitación de fermat» y guionista de televisión
«Nací en Gijón en 1977. He trabajado en “El club de la comedia”, “Nada x aquí” y los programas de Cruz y raya. Soy uno de los guionistas de “La hora de José Mota”. Coescribí y codirigí “La habitación de Fermat”, vendida a más de 50 países».

«No necesito más que el ordenador»

«Domingo. Once de la mañana. Aparcamiento del centro comercial Banesa en Bucarest. El guionista y director Rodrigo Sopeña y sus compañeros magos del programa “Nada x aquí” tratan de grabar la mágica aparición de una furgoneta. Por ahora, la magia no consigue que escampe un orbayu que ya ha atrasado la grabación más de dos horas. El truco, que en pantalla durará tan solo 30 segundos, formará parte de “Revelion Magic”, un programa especial de ilusionismo que se emitirá días después en la televisión pública de Rumanía…».

Hoy por aquí, hoy por allá. No hay despacho que valga: «Para escribir no necesito más que el ordenador. Eso da mucha libertad, puedo estar en mi casa, en una cafetería, en cualquier ciudad? Suelo enviar los guiones por mail, ni siquiera tengo impresora». Acaba de escribir con Luis Piedrahita «el guión de la que, espero, será nuestra próxima película. Se titula “Golpe de efecto” y cuenta un atraco a un banco. Como en “La habitación de Fermat”, habrá pocos personajes, buenos actores, giros argumentales y la acción ocurre casi por completo en la misma localización».
En televisión siempre se trabaja en equipo: «He tenido la suerte de escribir humor con Pablo Motos, Carlos Latre, Cruz y Raya? Es mucho más creativo porque lo que no se le ocurre a uno se le ocurre a otro. Y más divertido también, claro. Además, al trabajar en equipo se piensa más en agradar al espectador y menos en uno mismo».
Cuando escribes algo te lo imaginas de una forma. Cuando luego lo ruedas… «siempre hay algo que cambia. El rodaje se convierte en una negociación con la “Realidad”. Tú protestas a la Realidad: “¡El decorado tenía que ser mejor!” y la Realidad te contesta: “¡A cambio el actor es mejor de lo que te esperabas!” Así es un rodaje, unas cosas salen mejor y otras peor. Pocas igual. Como director tratas de que el nivel ideal se mantenga».
Una vez hizo un corto entre amigos con una escena en la autopista: «Paramos un coche en la mediana, a la altura de Quintueles, y pronto aparecieron dos agentes para preguntar qué hacíamos allí. Javier Canteli, el productor, les explicó que era el rodaje de un corto. Inmediatamente se brindaron ¡a cortarnos la autopista! Está claro que algo tiene el cine para que a todo el mundo le apetezca participar. La gente te presta su coche, su perro, su casa? Ahora que mis amigos empiezan a tener hijos, me dicen: “¡Oye, cuando necesites a un bebé?!”. El interés del público por el cine es mayor que nunca: «La prueba está en el número de descargas ilegales. Los sistemas técnicos y legales que se usan día a día para cerrar páginas de pederastas o de apología de la anorexia deberían usarse para impedir las descargas ilegales de películas. Es una cuestión legal, mientras no se haga nada, cientos de trabajadores de la industria audiovisual se quedarán en paro».
La clave es tener muchos sueños, «porque la experiencia te demuestra que se cumplen sólo unos pocos. Por ejemplo, además de “Golpe de efecto” tengo el proyecto de un programa de magia en China. Algo saldrá. Espero». Vive pendiente de qué cosas de la realidad pueden servir para su trabajo: «Por ejemplo, el otro día vi “Cuarto Milenio”. Ponían una psicofonía que, como siempre con las psicofonías, no se entendía nada. Pensé: “Hay que hacer un “sketch” con esto”».
Le gustaría llevar a cabo su primer guión: «Lo escribí hace 10 años sabiendo que jamás se haría, por lo complicado que es. Es un western sobre un tahúr que escribió el primer libro de magia con cartas a principios del siglo XX». Las ideas están donde menos te lo esperas: « El mejor argumento para una película que yo he oído jamás fue una ocurrencia que mi madre dijo mientras veía la tele. Lo que pasa es que esas ideas se pierden si no hay alguien que las oiga y confíe en lo buenas ideas que son». Cuando era pequeño sus ídolos eran Hitchcock y MacGyver: «Con 14 años convencí a mis amigos de clase para hacer una versión de “Psicosis” casera, copiando las escenas más famosas plano a plano. Y en el guión de “La habitación de Fermat” me di el gustazo de citar una frase de MacGyver, a modo de homenaje. ¡Era una gran serie!». Palabra de humor. Contra reloj «Mi trabajo es muy variado, así que no tengo ninguna rutina que dure más de tres o cuatro semanas. Al trabajar en el especial de Nochevieja de La 1, o en “La hora de José Mota”, yo escribía los “sketches” en casa, a mi aire, y después me reunía con “el moreno de Cruz y Raya” los domingos por la tarde, porque era el único momento sin grabaciones. Muchas veces me quedo escribiendo hasta altas horas de la noche con música. Me gusta escuchar el “Second coming” de “Stone Roses”, el “Time out of mind” de Bob Dylan o el “I love your glasses” de “Russian Red”. Me levanto tarde y desayuno en casa. Si estoy escribiendo algo con alguien, me gusta quedar en el Delic, una cafetería de Madrid que se parece al Central Perk de “Friends”, donde puedes desayunar, quedarte escribiendo hasta la hora de la comida, y seguir escribiendo toda la tarde. Si como en casa, no me pierdo por nada “Padre de familia”. Todo esto cambia de golpe si hay grabación, rodaje, una reunión con un productor?»

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: