La magia del Hocus Pocus embelesa a los más pequeños

Fuente: www.laopiniondegranada.es

César Bueno, Luis Manuel, Jean Philippe, Javi Martín y MagoMigue cautivan el Zaidín con su varita.

MATÍAS OCHOA. Se corre el telón y aparece el mago Javi Martín, que corta varios papeles, los junta en sus manos y los convierte, ¡sorpresa!, en un periódico de formato tabloide. Así comenzó la gala familiar del Hocus Pocus a beneficio de la ONG Aldeas Infantiles, ayer en un abarrotado Teatro del Zaidín. Martín, que ofició de presentador, cedió el escenario a César Bueno, ilusionista que actuó en la semana en la CarpHocus de la Plaza Bib- Rambla. Como el público menudo era el protagonista del día, requirió a un niño: la elegida fue Carmen.

Delante de ella, el prestidigitador empezó a romper papeles negros y naranjas, luego los unió y le salió un sombrero, con detalles de diseño y todo. Continuó y le salió una cartera. La pequeña se fue con ambos regalos. Bueno exhibió su destreza con los pañuelos, que hizo desaparecer o cambiar de manos sin que nadie se diera cuenta, y con las cuerdas, que las cortó una y otra vez y las devolvió a su estado original otras tantas veces.

Para despedirse, Bueno cogió un bollo de papel, lo sumergió en agua, lo sacó y empezó a abanicar; el resultado fue una especie de nieve que sorprendió a los ‘peques’. Tras él vino el argentino Adrián Conde, vestido de payaso, con traje y zapatones. También escogió a un chaval de la sala, pero le resultó díscolo. Al poco tiempo, el pequeño huyó, lo que provocó la carcajada general. Tal vez se haya abrumado de tanta desaparición de bolas, que Conde sacaba y eliminaba de todo su cuerpo.

El argentino finalizó sacándose su corbata, interminable; tiraba y tiraba y salían metros de tela, que nunca acababan. Hasta que se hartó, tiró con fuerza y le salieron hasta los calzoncillos. Globos. El siguiente fue el francés Jean Philippe, o sea, Juan Felipe, como remarcó el propio mago. Especialista en globoflexia –“me llaman el Latex King”, bromeó–, construyó una caña de pescar, un tiburón, una manzana. Pidió a Antonio, un niño del público, que escogiera un naipe, lo mostrara al público (2 de Corazón), lo vuelva a introducir en el mazo, y soltara el mismo en un gorro. Mágicamente, Philippe tomó su caña y pescó entre tantas la seleccionada por Antonio.

Otra pequeña, Cristina, hizo lo mismo y en este caso un perro la tenía que morder. Pero escogió la equivocada. El mago lo pinchó por ‘malo’ y dentro estaba el naipe. ¿Cómo hizo para introducirla?, se preguntaban los espectadores. Tomó el testigo el granadino Luis Manuel, quien también escogió a un ‘ayudante’ y lo vistió de mago; él, en tanto, introdujo sus manos detrás y comenzó a hacer trucos con cartas y cintas que convirtió en varitas, como si el ejecutor fuera el propio chavalín.

Luego, Luis Manuel realizó sombras chinescas con formas de gallos, elefantes, conejos, ardillas y músicos como Elvis Presley o BB King. Clausuró la gala MagoMigue, director del festival, con un número con naipes divertido, que repitió en cámara lenta y a cámara rápida. Con esta gala y el espectáculo ‘BufaPlanetas, de Pep Bou, en el Isabel la Católica, se despidió elHocus Pocus. Un festival imperdible.

Explore posts in the same categories: Congresos, Noticias

A %d blogueros les gusta esto: