Guillermo e Inna Neumayer, los magos más rápidos y ´coquetos´ de España

Fuente: /www.diariodemallorca.es

Argentino él, rusa ella; pareja residente en la isla. Acaban de alzarse con el Campeonato Nacional de Magia celebrado en Valencia

CARLES MULET. PALMA. Flash change of dresses. O de como cambiarse doce veces de vestuario en ocho frenéticos minutos. El espídico ejercicio de guardarropía que bordan Guillermo e Inna Neumayer les ha convertido en ganadores del XXIX Congreso Mágico Nacional, celebrado en Valencia del 25 al 28 de septiembre. Indiscutibles en la categoría de Magia General, computaban así un reconocimiento más en su chistera, pues el pasado marzo se hicieron acreedores de homóloga distinción en Argentina.
La dualidad Neumayer, pareja escénica que también comparte alianza de boda, se afincó en la isla hace ocho años. En la actualidad residen en Llucmajor. Él es oriundo de Rosario, y desde su llegada un habitual en la animación que programa la hostelería local. Ella, rusa nacida Perm, suma el otro cincuenta por ciento del artístico dúo Kybalion. “Es muy complicado trabajar con tu pareja”, reconocen, “surgen roces, peleas”. En menester “saber diferenciar”, solucionan. Especialmente durante los “tediosos” ensayos que han consumido para perfeccionar un número “pionero en España” que les ha robado tres años de probaturas. Y que sirve para completar una hora de ecléctica función de ilusionismo.
En Valencia, subidos a las tablas de su Teatro Principal, midieron su coqueta pericia con otra veintena de ilusionistas. No les pudo la presión, ya acostumbrados a soportarla incluso bajo rigurosa mirada de jurado televisivo; el de Tienes Talento, en Cuatro, y el del Gong Show de Paz Padilla, en La Primera. Su próxima gran cita, adelantan, representando a España, pasa por el Festival Internacional de Sociedades Mágicas que Pekín acogerá en julio de 2009.

Guillermo Neumayer cursó carrera de Teatro de Títeres, un todavía imposible en España. Pronto danzaría sus marionetas para audiencias familiares. Fue Gonzalo Cordera, “prestigioso mago rosarino e internacional”, quien le abrió las puertas del ilusionismo. Y quién le vaticinó que sería ventrílocuo, una disciplina que “a pesar de poder ser aprendida” concibe como “una facultad innata”. La profecía se cumplió con celeridad, inventando voz para Mario Sandrín, uno de sus iniciáticas creaciones.
Desde entonces -Neumayer suma ahora 37 años- el mago compagina para “público de todas las edades” las disciplinas cultivadas en trayectoria. Le acompaña inseparable Inna, bailarina de 33 que ha danzado para compañías españolas, rusas y egipcias; donde aprendió una danza del vientre que acomete con soltura. De los pocos sueños no cumplidos, anhelan poder trabajar de manera solidaria para alguna ONG.

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: