Este miércoles, ilusionista Criss Angel tratará de escapar de edificio que será demolido en directo

Fuente: www.eltiempo.com/culturayocio

Se trata del Spyglass Resort Hotel en Clearwater, Florida (E.U.9. El espectáculo se podrá ver a las 9 de la noche en un episodio especial de una hora.
A pesar de que Criss Angel ha repetido hasta la saciedad trucos de escapismo, el del Spyglass Resort Hotel en Clearwater, Florida, promete un seguimiento en directo y sin cortes de edición.

Angel estará esposado, en el balcón de un edificio que será demolido. Tendrá menos de cuatro minutos para liberarse de las esposas y las vendas de sus ojos y correr a la azotea donde lo esperará un helicóptero. Según él, este es el mayor desafío en su carrera.

A los 30 años, es el ilusionista más famoso del mundo.

Criss Angel no tiene pinta de mago. Su cabello no sigue el patrón conservador de los ilusionistas de antaño y el esmoquin clásico lo cambió por una camisa abierta -que revela horas de gimnasio- y pantalones con cadenas.

Parece un roquero. De hecho, lo es, pero también es el mago e ilusionista más famoso del mundo en este momento. “Creo que soy un producto de lo que no logré exponer en mi niñez, en gran medida porque comencé a tocar batería desde los 6 años y duré tocándola unos 10”, dice Angel a EL TIEMPO.

A sus 30 años, ya tocó el cielo. Tiene su propio programa de televisión (Criss Angel: Mindfreak), el cual llevó a la pantalla chica al hipotecar la casa de su madre. Un año después de la primera emisión, ya tenía un cheque por cuatro millones de dólares en ganancias, pero su madre, de 70 años, no cesa de preguntar por qué hace magia.

Él solo responde que es la oportunidad de hacer sus sueños realidad. “Al principio, fue muy difícil la conexión con ellos (habla de su familia). Crecí con mis hermanos y yo era el extraño, el que hacía cosas raras, pero ahora ellos se han involucrado en todo esto y me dan consejos para mejorar el programa”.

Flota de un edificio a otro

Literalmente, por arte de magia pasó de ser un joven obsesionado por los trucos a convertirse en portada de revistas y tabloides y hasta el objetivo de los paparazzi, quienes le han inventado romances con estrellas como Minnie Driver, Britney Spears y hasta Cameron Díaz.

En el 2005 relanzó su programa, apelando a trucos impresionantes, como flotar de un edificio a otro a plena luz del día, caminar sobre el agua de una piscina y escapar después de ser enterrado vivo.

“No quería presentarme como un mago tradicional sino dar una imagen más libre, menos formal -dice-, porque se logra una conexión mucho más estrecha con la gente y resultó ser una experiencia nueva para ellos”.

Con el ilusionismo a todo motor, este neoyorquino, que comenzó a hacer trucos a los 12 años, ha llevado la magia a otro nivel, al punto de no solo desaparecer anillos que reaparecen en botellas de cerveza en un bar de Las Vegas, sino que ha disparado la atención hacia otra rama de la magia: el escapismo extremo.

“La peor definición de magia es la que omite la conexión emocional con el público -afirma Angel-. Esa que no reta al público a que descubra dónde estaba el truco o a resolver el acertijo. Pienso que, en la sociedad actual, la magia se ve aún como un espec- táculo y no se le tiene tanto respeto como se debe”.

Angel aborda el peligro como si no existiera. Ni siquiera ha pensado en qué pasará cuando los años le pesen.

“Lo del retiro no es importante todavía para mí, por lo menos hasta que llegue a unos 4.000 espectáculos en los próximos 10 años”, afirma.

Cuando se le pregunta por qué tantos programas, suelta una ligera sonrisa y concluye: “Porque así está en el último contrato que firmé”.

Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: