Una noche de trucos y engaños maravillosos en el Buero Vallejo

Fuente: www.guadalajaradosmil.es

Magos de todo el mundo participaron en la gran gala “Por arte de Magia”

Guadalajara fue durante cuatro días la capital de la prestidigitación gracias a la producción “Por arte de magia” de la compañía Mágicas Producciones y que terminó el domingo con una gala especial para toda la familia. La noche anterior cinco artistas del trampantojo de prestigio internacional deslumbraron al público que llenaba el Teatro Buero Vallejo. Ambas actividades fueron el colofón a un completo programa en el que no faltaron los trucos de cartas, los aros chinos y las espadas atravesando bellas ayudantes en bikini de lentejuelas. Un mercadillo mágico llenó de vendedores de amuletos, adivinadoras, malabaristas y titiriteros el vestíbulo del Buero, y a los más perezosos la magia les visitó ‘a domicilio’ gracias a un triciclo que paseó por las calles más céntricas llevando la ilusión al corazón de la ciudad.

Un hombre vestido de etiqueta sobre el escenario iluminado con un foco, que centra su figura, lanza al aire su guante blanco y, ante la atónita mirada del público, este se convierte en nívea paloma antes de tocar el suelo. Después… más pañuelos y papeles salidos de la nada que se transforman en palomas libres o enjauladas, en una gran cotorra blanca y en un ave tropical de vivo plumaje azul. Era el asombroso número del mago Arcadio, que actuó el sábado pasado en la gran gala del ciclo “Por arte de magia” que durante cuatro días llenó Guadalajara de trucos para todos los públicos.

Esa actuación fue la pieza central de un espectáculo de casi dos horas lleno de sorpresas presentado por el también prestidigitador Alberto de Figueiredo que, con humor y trucos rápidos en los que a veces hizo participar al público, fue dando paso a cinco artistas del trampantojo y sus ayudantes, cada uno de ellos especializado en un tipo de magia diferente.

La noche comenzó con un breve acto de reconocimiento al alcalde de la capital, Antonio Román, quien recibió de los magos Carlos Herrate y Cayetano (de Guadalajara) una figura simbólica en agradecimiento por haber hecho posible que la ciudad se convirtiera por unos días en lugar de encuentro de un buen número de artistas de la magia reconocidos en el circuito internacional.

Diferentes estilos

Sobre Andy González recayó la responsabilidad de hacer entrar en calor a los espectadores que llenaban los asientos del Buero. Difícil tarea si se tiene en cuenta la heterogeneidad del respetable que en esos momentos trataba aún de adaptarse a la oscuridad herida de luces de colores, la música y las dos pantallas que flanqueaban el escenario y sin las cuales hubiera sido imposible seguir los juegos de manos y los trucos de habilidad basados en cartas y piezas pequeñas. Pero este especialista en magia con música y mímica supo salir airoso del lance haciendo aparecer CDs de entre sus dedos y transformar pañuelos en violines.

Con el ambiente ya más caldeado apareció en escena el originalísimo Fernando Arribas, cantando en directo y moviéndose entre una nube de papelillos de colores que él mismo conjuraba con sus manos. Todo un “showman” que logró arrancar carcajadas gracias a sus disparatadas ideas; habló mucho, tocó la guitarra, hizo chistes y jugó con las palabras, como tratando de restar importancia a la extraordinaria facilidad con la que hacía cambiar de tamaño y duplicar los objetos con los que jugaba.

Miakël Szaznyiel apareció tras las solemnes y bellas ‘animaladas’ de Arcadio, cambiando completamente el registro para encarar la recta final de la función. Su número mágico-cómico fue el perfecto tónico para la explosión de “grandes ilusiones” –así llaman los especialistas a lo que vino después–, de Lipan Jr & Company. El argentino, tercero en una saga de magos de gran prestigio, saltó sobre las tablas del teatro como una estrella de rock y, usando artilugios que parecían salidos de la inquisición, atravesó y fue atravesado con espadas, aspas y fuego, y hasta se dejó traspasar -sin cortinilla negra– por su explosiva ayudante.

Una lluvia de falsos fuegos artificiales hechos con globos y confeti puso el punto y final a la gala, pero no al ciclo, que a la mañana siguiente se completó con otra sesión especialmente pensada para los más pequeños, y en la que participaron los magos Luis Boyano, Inés, Arcadio y Dalvi.

Magia sobre tres ruedas

Desde el jueves hasta el sábado un simpático triciclo de Mágicas Producciones, con música y dos magos, recorrió por las tardes las calles más céntricas de Guadalajara llevando la magia a los viandantes y haciendo las delicias de los pequeños.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Noticias

A %d blogueros les gusta esto: